SEIKO 6139 AK “Pogue”

Debo reconocer que a pesar de ser un fanático de Seiko y de conocer medianamente la historia del reloj, no había sido mi prioridad en el pasado tener uno. Hace relativamente poco tiempo se presentó la oportunidad y lo adquirí, la verdad sin demasiadas expectativas, pero después de empezar a usarlo me cuesta quitármelo.

Para aquellos que no conocen la historia detrás del 6139 les resumo brevemente: en 1969 Seiko lanza al mercado el primer Cronógrafo Automático prácticamente al mismo tiempo que lo hace Zenith con el “El Primero”, y otras marcas suizas con el Calibre 11 (usado por varios fabricantes involucrados en su desarrollo).  La discusión de quien fue el primero en lanzar el Cronógrafo automático es larga y famosa entre los coleccionistas, en aquel entonces, este lanzamiento fue de gran importancia para el mundo de los relojes, pues había muchas marcas involucradas y mucho dinero de por medio.

La historia nos dice que Zenith anuncia su logro en enero del 69, un grupo de fabricantes suizos (Heuer, Breitling, Büren, Hamilton junto con Dubois-Depraz) lanzan al mercado global relojes usando el Calibre 11 en agosto del 69, mientras tanto del otro lado del mundo, de una manera mucha más callada, Seiko lanza para el mercado interno japonés el 6139 en mayo del 69.

Al final quien fue el primero depende de a que nos referimos, a quien lo anunció primero, quien lo lanzó primero de manera global o quien empezó a venderlo antes, aunque fuera de manera local. (A la izquierda se puede ver una portada de revista de la época).

Ya de por sí, solo con esta historia el Seiko 6139 merece respeto desde el punto de vista  histórico, pero aún no hemos llegado al porqué del nombre “Pogue”. La historia es la siguiente: la NASA seleccionó al coronel de la fuerza aérea norteamericana William Pogue para participar en las misiones Apollo pero posteriormente fue transferido al programa Skylab.

NASA estaba trabajando junto con Omega, como ya era costumbre, para que sus astronautas del Skylab 4 usaran el Speedmaster, pero no fue hasta dos meses antes de comenzar la misión que NASA le entregó a Pogue su respectivo Speedmaster. Pero estas misiones son planificadas con mucha precisión, por largo tiempo y durante la preparación se realizaron simulacros del Skylab 4, para lo cual el Coronel Pogue necesitaba un reloj cronógrafo, con el fin de medir el tiempo de encendido de los motores. Sin duda, todo esto estaba automatizado, pero los astronautas usaban sus relojes como sistema de backup para hacer estas mediciones.

Pogue decidió adquirir un Seiko 6139 para poder realizar dichas mediciones en espera de que le fuera entregado su Omega Speedmaster. El día de la misión abordó su nave con el Omega Speedmaster que NASA le había suministrado en su muñeca, pero en uno de los bolsillos de su traje colocó su Seiko 6139 ya que se había acostumbrado a utilizarlo a lo largo de los preparativos para la misión. Estando en el espacio Pogue utilizó el Omega en su mano derecha con el huso horario del meridiano de Greenwich y el Seiko en la izquierda con el huso horario de Estados Unidos (hora central), la misión duro 84 días.

Pero todo lo anterior no se supo hasta más de 30 años después, en el año 2006, cuando un fanático de los relojes llamado David Bruno realiza una investigación, la misma motivada por un comentario que leyó en un foro de relojes, en el cual alguien mencionó que recordaba haber visto una foto de la revista National Geographic de los años 70, en la cual aparecía un astronauta usando un Seiko. Fue solo entonces después de que Bruno hiciera público su hallazgo, que sé conoció que el Coronel William Pogue había usado su Seiko 6139 en la misión Skylab 4, convirtiendo al 6139 en el primer Cronógrafo Automático en ser utilizado en el espacio y dándole así, su sobrenombre al reloj. En una entrevista el Coronel Pogue dijo haber usado el reloj de manera continua hasta aproximadamente el año 2005 y en 2008, después de que se hiciera famoso, lo vendió en una subasta por 5.975 USD, lo que no esta mal para un reloj que hasta hace poco no era demasiado reconocido. Pero creo que la persona que lo compró se hizo con un pedazo de historia de los relojes y de los vuelos espaciales por un muy buen precio, pues quien sabe por cuánto se vendería actualmente si saliera de nuevo a subasta?  A la derecha podrán apreciar la famosa foto mediante la cual se logró identificar el reloj.

Del 6139 hay muchas versiones, fue fabricado por largo tiempo, desde 1969 hasta 1977, por lo cual no es un reloj raro o difícil de conseguir, tampoco es en extremo costoso, dependiendo de su estado y cual sea su versión, esta entre los 350 y 1.000 Euros.

Generalmente se le llama Pogue a las versiones con esfera amarilla como el usado por Pogue, también existen 6139 con esfera azul, negra y plateadas.  En mi caso en particular tengo uno de esfera amarilla pero tiene la particularidad de que su bisel interno es de color oscuro, a estos se les llama “Aussie Pogue” (seria traducido el Pogue Australiano). Esto debido a que dicha combinación fue comercializada solo en el área de Hong Kong, Nueva Zelanda y Australia, al menos eso es lo que he podido averiguar y a pesar de que no se ha encontrado ningún catalogo de Seiko que presente esta combinación, se pueden encontrar muchos 6139 de este tipo en esa parte del mundo. En la foto pueden apreciar mi “Aussie Pogue” 6139.

About Cesar San Millan

Venezolano que actualmente reside en Alemania, fanático y coleccionista de relojes vintage. Lo que empezó como simples investigaciones en foros e internet para escoger una pieza o conocer su historia, se convirtió en una obsesión y después de años de leer, compartir y aprender, creo este Blog en 2015 para poder interactuar de manera más directa con todos aquellos que deseen compartir sus historias de relojes y escuchar las suyas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *